Oficiales, rangos y cargos del ejército romano

Los oficiales de la República y el imperio romano: cónsul, pretor, legado, tribuno, prefecto, primus pilus, centurión, optio, decano.

Índice

Líderes y generales
Oficiales romanos
Cargos especiales

Cómo diferenciar a los oficiales romanos

  • Oficiales superiores (cónsules, legados, tribunos): solían vestir armaduras del tipo lorica musculata (armadura rígida de torso completo), calzado del tipo campagus (para mayor información consultar el artículo sobre el calzado romano) y una cinta de tela atada alrededor de su pecho.
  • Oficiales regulares (prefectos, centuriones, optiones): solían vestir una lorica hamata (cota de malla) durante los tiempos de la República y una lorica squamata (armadura escamada) durante los tiempos del Imperio (los optiones continuaron utilizando una hamata). Su calzado eran las sandalias caligae, como el resto de la legión. No obstante, su característica más reconocible estaba en sus cascos. Cresta transversa para los centuriones y plumas verticales para los optiones.

Líderes y generales

Dictador

Durante períodos de crisis un cónsul (véase cónsul) podía ser elevado durante un tiempo acordado a la posición de dictador. Esta decisión era tomada por un consejo de consulares (ex-cónsules o procónsules). Los dictados del dictador no podían ser vetados ni siquiera por los Tribunos plebeyos (oficiales civiles con poder de veto), y estaban orientadas a solucionar una crisis que amenazara la existencia misma de Roma.

Nota: la dictadura no estaba limitada a los cónsules actuantes. Por ejemplo cuando los ecuos invaden a Roma en el año 458 a. C. los cónsules eran Rutilo y Augurino. Sin embargo, se nominó y confirmó a Cincinato como dictador por seis meses.


Cónsul

El cónsul (en latín consul, plural consules) era el líder máximo político y militar de la República romana. Esta era la magistratura más importante del Cursus Honorum y duraba un período anual. Instaurada inmediatamente después de la remoción de los reyes y la creación de la República (siglo VI a. C.), los cónsules eran elegidos todos los años de a pares con el fin de evitar la acumulación personal de poder (cada cónsul tenía el poder de vetar las órdenes de su cónsul colega). Sus tareas eran tanto políticas y administrativas como militares. Durante la era de los ejércitos tempranos de la República, los cónsules levantaban los ejércitos en persona al inicio del año con el fin de afrontar las campañas militares tanto defensivas como ofensivas. El manejo de los ejércitos era regularmente ejercido por ambos cónsules, escogiendo entre separar al ejército en dos o turnarse para comandar las tropas.

Con la creación de la magistratura del pretor muchas de las tareas judiciales de los cónsules fueron delegadas a estos magistrados. Posteriormente, durante la era imperial, la figura del cónsul perdió prácticamente todo su poder real, permaneciendo durante el Principado meramente como una tradición.

Esta magistratura era tan importante que el año se nombraba en honor a los dos cónsules en ejercicio. (Véase artículo sobre el calendario romano).

Nota: durante los tiempos más remotos de la República romana los cónsules eran llamados pretores. No obstante, no debemos confundir a ambas magistraturas.

Para mayor información ir al artículo principal sobre los cónsules.


Dux

El dux (plural ducesera una palabra para referirse a alguien, romano o extranjero, que comandaba a un ejército entero. No era un cargo o rango formal (algo que comienza a cambiar a partir del siglo III d. C.), sino que simplemente hacía referencia al comandante en jefe de un ejército.


Legado

Anteriormente a las históricas reformas de Mario las legiones podían estar comandadas ya sea por un magistrado superior como un cónsul (algo que se hizo cada vez menos común con el pasar del tiempo debido al crecimiento del ejército romano, el cónsul era el comandante en jefe de todo el ejército) o un pretor. A su vez una legión también podía estar comandada por un gobernador provincial o, en muchos casos, por un general de la clase patricia apuntado directamente por el cónsul. No obstante, cada legión también tenía en su estructura de mando a los tribunos militares, hombres jóvenes que podían tener el poder de mando de no estar presente alguna de las jerarquías anteriores (véase tribunos militares para mayor información).

Con las reformas militares de Mario se formaliza el rango de legado (en latín legatus, plural legati) como comandante de la legión. El legado era el oficial de mayor jerarquía en la legión y el ayudante y lugarteniente del general en jefe del ejército. Extraídos del rango senatorial, los legados recibían gran parte del botín de guerra, algo que generalmente atraía a figuras de poder a buscar dicha posición. Con la llegada del emperador Augusto y la reestructuración del ejército romano imperial el rango de legado es ampliado. Por ejemplo, un Legatus Augusti pro praetore o legado imperial, era un legado que comandaba dos o más legiones y un Legatus legionis era un legado que comandaba una legión específica (generalmente una legión fuerte o de élite). Los Legatus legionis solían ser ex-pretores (o praetorius).

Ilustración de un legado y un centurión. Los oficiales romanos.
Legado (izquierda) junto a un centurión primus pilus (derecha) del período imperial. Vemos que el legado utiliza un calzado del tipo campagus (calzado de oficial superior) mientras que el centurión utiliza sandalias del tipo caliga. El legado además utiliza una armadura del tipo lorica musculata y tiene una cinta de tela en su pecho, un símbolo de los oficiales superiores. Nota: la imagen contiene un error, a diferencia del resto de la legión los centuriones portaban su espada en el lado izquierdo de su cuerpo.

El legado muchas veces cumplía tareas administrativas en las distintas provincias y territorios del imperio, ya que si no había un gobernador o un pretor presente este comúnmente solía oficiar como gobernador.


Pretor

La pretura (o pretoria) era una de las tres magistraturas más importantes durante la República romana, y una de las magistraturas republicanas que continuó teniendo cierto grado de poder durante el Imperio. El pretor (en latín praetor, plural praetores) era por lo general un hombre encargado con la función de administrar justicia, aunque su poder se extendía a la gobernación de provincias y, cuando los tiempos lo requerían, a comandar legiones. Si ambos cónsules se encontraban fuera de la ciudad entonces el pretor contaba con el imperivm (poder de mando).

La cantidad de pretores fue aumentando con el pasar de los siglos y el crecimiento de Roma. Para los tiempos de Sula había ocho pretores (dos urbanos y seis peregrinos) y en el Imperio el número de pretores fluctuaba entre diez y dieciocho.

Existían dos tipos de pretores:

  • Pretor urbano: pretor que se quedaba en la ciudad de Roma oficiando a manera de juez. Eran los encargados de juzgar casos de corrupción en Roma.
  • Pretor peregrino: pretor que podía quedarse en Roma e impartir justicia en casos que involucraban a peregrinis (viajeros y no ciudadanos) o viajar por los territorios romanos y las provincias impartiendo justicia o gobernando.

Ambos pretores tenían Jurisdictio -podían administrar Justicia- y el Jus Edicendi que era el poder que les permitía crear edictos. Por lo general no era el pretor quien investigaba los casos, sino que este asignaba a un Judex (plural Judices) para realizar la investigación. Al finalizar su término de un año era en ocasiones común que el pretor fuera enviado como gobernador formal a una provincia.

Durante el Imperio romano y tras la reforma militar de Augusto un Legatus legionis era un ex-pretor (o praetorius) que comandaba una legión fuerte o de élite del Imperio.

Para más información ir al artículo principal sobre los pretores.


Tribuno militar

Previamente a las reformas de Mario las legiones de la República romana eran comandadas ya sea directamente por un cónsul (jefes de todo el ejército), un gobernador, un pretor, o un general de la clase patricia apuntado directamente por el cónsul. No obstante, cada legión también tenía en su estructura de mando a los tribunos militares; hombres jóvenes de familias poderosas que ejercían como comandantes de la legión si la misma ya no estaba siendo comandada por alguna de las jerarquías mayores anteriormente mencionadas. Esta tribunicia era uno de los primeros escalafones del cursus honorum. En total había seis tribunos militares por legión, y el mando iba rotando entre estos de a dos a la vez. Si bien en un principio solo los senadores podían elegir a los tribunos, a partir del año 311 a. C. la gente comienza a elegir a cuatro de los seis tribunos en cada legión.

Con las reformas de Mario (107 a. C. en adelante) se formaliza el mando de la legión bajo la figura del legado (en latín legatus, plural legati), quedando los seis tribunos como oficiales subordinados a este. En este nuevo esquema los tribunos se ubicaban en la jerarquía de mando entre el legado y los centuriones.

Los seis tribunos militares no eran iguales. Estos se dividían en la siguiente jerarquía:

Tribuno laticlavo

Uno de los tribunos militares era el tribuno laticlavo (tribunus laticlavus), un hombre joven de la clase senatorial que actuaba como segundo al mando del legado y, en ocasiones, podía asumir el mando temporal de la legión. Si bien técnicamente los tribunos laticlavos eran los «segundos al mando», en realidad cuando el legado no estaba presente estos se apoyaban en los consejos del centurión primus pilus y los otros tribunos para la toma de decisiones. El tribuno laticlavo era por lo general un hombre muy joven de una familia notable que estaba en la legión como aprendiz del legado.

Tribunos angusticlavos

Los otros cinco tribunos eran los tribunos angusticlavos (tribuni angusticlavii) hombres de la clase ecuestre que contaban con experiencia militar pero sin poder de mando.

Tribunos romanos, tribuno laticlavo y tribuno angusticlavo. Oficiales romanos.
Montado en su caballo hacia la derecha vemos a un tribuno laticlavo. Lo distinguimos por su calzado del tipo campagus, su armadura del tipo lorica musculata, su cinta de oficial superior atada alrededor de su pecho y en especial la banda púrpura ancha en el reborde de las mangas de su túnica (el laticlavii). Hacia el lado izquierdo observamos a un tribuno angusticlavo, vemos que si bien su armadura es similar carece de estas bandas.

Nota: la tribunicia militar no debe ser confundida con la tribunicia de la plebe, una magistratura que también formaba parte del cursus honorum y se encargaba de velar por los derechos de los plebeyos y limitar los abusos de la clase senatorial romana.

Oficiales romanos

Volver al inicio.


Prefecto

El prefecto (en latín praefectus, plural praefecti) era un oficial que podía oficiar sobre tareas tanto civiles como militares, distinguiendo su cargo con un cognomen específico. Generalmente eran personas a cargo de un grupo de trabajadores o unidades especializadas. Debido a su carácter organizacional los prefectos solían tener un asistente el cual era denominado como praefecti. Por ejemplo, el

Algunos de los distintos tipos de prefectos eran:

Prefectos militares

  • Praefectus fabrum: jefe de las tropas de ingenieros de combate en una legión.
  • Praefectus classis o navium: almirante de una escuadra.
  • Praefectus praetorio: comenzaron como los jefes de la seguridad del pretorio (tienda del comandante) y luego, con la creación de la guardia pretoriana, pasaron a ser los líderes
  • Praefectus castrorum: hombre encargado de la administración de una de los castra.
  • Praefectus alae o equitatus o equitum: líder de una unidad de caballería.

Prefectos civiles

  • Praefectus aerarii: persona encargada de administrar el tesoro público
  • Praefectus vigilum: el comandante de los vigiles.
  • Praefectus annonae: oficial encargado del suministro de grano a Roma.
  • Praefectus urbi o urbanus: persona a cargo de la administración de Roma.

Praefectus fabrum

Hombre al mando de los faber, los trabajadores especializados de la legión que muchas veces actuaban como un cuerpo de ingenieros de combate.

Praefectus Praetorio

En el año 2 a. C. Augusto reorganiza a la Guardia pretoriana y deja el control de las cohortes pretorianas bajo dos prefectos pretorianos.

Praefectus castrorum

Durante los tiempos de la República los castra (los campamentos y fortalezas romanas) eran manejados por distintos oficiales seleccionados por el líder de la legión (un tribuno en los primeros tiempos y un legado tras las reformas de Mario).

No obstante, durante los tiempos imperiales se formaliza la figura del prefecto del campamento (praefectus castrorum en latín). La jerarquía de este oficial se encontraba en un nivel intermedio entre los tribunos militares y los centuriones. El prefecto del campamento era el oficial profesional de mayor rango. Es decir, un soldado que había ascendido por méritos propios a través de los años; de legionario raso a optio, de optio a centurión, de centurión a primus pilus (primer centurión) y finalmente a prefecto del campamento. Su tarea era velar por el abastecimiento del campamento y su organización. Durante la batalla, y con el fin de resguardar su vida, comandaba la artillería romana.

Nota: el centurión primus pilus solía ser muy comúnmente el prefecto del campamento.


Centurión

El centurión (en latín centurio, plural centuriones) era el oficial al mando de una centuria. En un principio eran elegidos entre los hombres pertenecientes a familias acomodadas para luego comenzar a ser elegidos entre los soldados romanos veteranos tras las reformas militares de Mario (107 a. C.). Los centuriones se ocupaban tanto de tareas militares comandando a su centuria durante la batalla como del entrenamiento de sus hombres y otros aspectos importantes de la organización general de la legión. Debido a lo anterior los centuriones tenían que saber leer y escribir. Reportaban directamente a los tribunos y recibían reportes de los decanos, su oficial secundario era el optio.

El centurión se caracterizaba por portar un vitis (palo de comando) con el que el centurión daba comando o castigaba a los legionarios desacatados. Su armadura presentaba phalerae en su parte delantera (medallones que el centurión recibía como premio por su servicio) y solían portar su espada del lado izquierdo de su cuerpo (a diferencia de los legionarios, quienes la portaban del lado derecho). Sin embargo, su detalle más característico era la cresta transversa de sus cascos.

Ilustración de un centurión instruyendo a un optio. Dos oficiales romanos.
Centurión instruyendo a un optio. Armaduras basadas en las armaduras representadas en la columna de Trajano. Estos oficiales eran la columna vertebral del ejército romano. Nota: observamos que el centurión es correctamente representado con la espada en el lado izquierdo de su cuerpo.

Primus pilus

El primus pilus (primera lanza) era el más importante de todos los centuriones y comandaba la primera cohorte. Acceder al rango de primus pilus era una meta codiciada, ya que convertía automáticamente a dicho centurión en un ecuestre.

Ir al artículo principal sobre los centuriones.


Optio

El optio (plural optiones) era uno de los oficiales de menor jerarquía en el ejército, y actuaba como segundo al mando de un centurión en una centuria. Debían saber leer y escribir y durante la batalla se posicionaban en la fila delantera su respectiva centuria dando órdenes a los hombres de las primeras filas. Si el centurión caía en batalla el optio debía encargarse de comandar la centuria.

Cargos especiales

Volver al inicio.

Decano

El decano (en latín decanus, plural decani) no era formalmente uno de los oficiales de Roma, sino que este se trataba de un legionario perteneciente a un contubernio que respondía por los diez soldados de dicho contubernio. Por lo general solían dar sus reportes al centurión y eran elegidos entre los soldados veteranos más experimentados de cada grupo. El decano era respondía por la conducta de sus hombres en la carpa o sección en la batalla. De varias fuentes, Cicerón y Vegecio principalmente, sabemos que este líder era denominado decano (Decanus) en los primeros tiempos de Roma y luego pasaron a denominarse Caput Contubernii. En sus Instituciones militares Flavio Vegecio escribe al respecto:

Las centurias estaban además divididas en grupos de diez hombres que dormían en la misma tienda y estaban bajo las órdenes e inspección de un Decanus o caput contubernii.

Instituciones militares, Flavio Vegecio. Libro II, XIII

Oficiales de la Guardia pretoriana

Debido al carácter especial y apartado de las legiones regulares de los pretorianos, los oficiales de la Guardia pretoriana solían tener designaciones especiales. Por ejemplo un Centurio Praetorio era un centurión de la guardia pretoriana. Cumplía con las mismas funciones de un centurión regular, pero contaba con el prestigio de ser un pretoriano. La guardia a su vez estaba comanda por un Praefectus Praetorio (o dos dependiendo del tiempo).

Deja un comentario