Pintura mostrando a Rómulo fundando la ciudad de Roma.

El ejército romano durante la monarquía

En un principio el ejercito de la monarquía romana estaba levemente inspirado en las formaciones helénicas. No obstante, las reformas comenzarían a darle forma a una estructura militar que cada vez se parecería más a lo que hoy reconocemos como…

Este artículo pertenece a la serie de artículos: el ejército romano temprano

El ejército romano durante la monarquía (usted está aquí)
El ejército romano en la temprana República
―― El sistema manipular y la formación triplex acies
Las reformas militares de Mario
―― Las legiones de Mario y las cohortes

Introducción

Ilustración de un guerrero romano del reino de Roma.
Guerrero del reino romano, ilustración pro el gran ilustrador e historiador Peter Connolly.

El ejército romano nunca fue un organismo inmutable ni estático, y esto en gran parte es uno de los factores que lo convirtieron en una de las más eficientes y devastadoras maquinarias bélicas de toda la historia. Su constitución, armamento, formaciones y tácticas cambiaron muy frecuentemente con el paso de los años adaptándose a encuentros con nuevos enemigos y de conocimientos obtenidos de pueblos aliados.

Bajo Tarquinio Prisco

En el ejército del rey Tarquinio (siglo 6 AC) romanos, latinos y etruscos luchaban conjuntamente, unidos solamente por la dominación etrusca de los pueblos y siendo éstos últimos los que empleaban la falange como formación de combate. Sin embargo, a pesar de utilizar una formación helénica por excelencia, su armamento era de estilo italiano caracterizado por el porte de un gran escudo. Si bien en este remoto período la lucha carecía de notables estrategias y era más que nada un combate campal entre dos masas de hombres, podemos destacar ciertos factores de importancia a la constitución del ejército: éste se dividía en tres grupos raciales distintos como ya hemos mencionado y formando su columna vertebral se encontraban los etruscos. Aparte de éstos se hallaban los romanos y los latinos, quienes servían principalmente como tropas auxiliares y su estilo de combate no estaba bien definido. No estaríamos equivocados si interpretamos que los etruscos los utilizaban como carne de cañón.

Desde estos tiempos hacia la Reforma de Mario, donde las legiones se convierten en el primer ejército profesional de la historia, los mismos combatientes debían de suministrarse su propio equipo de combate y armadura. Por esta razón las espadas y protectores solían ser diferentes unos de otros otorgándole a los ejércitos una apariencia irregular y muy distinta a la que hoy en día se tiene en mente cuando se piensa en los ejércitos de la Republica tardía o del Imperio.

Bajo Servio Tulio

Grabado del rey romano Servio Tulio.
Grabado del rey Servio Tulio, sexto rey de Roma.

Con la llegada del sucesor de Prisco a Roma se abandona la agrupación racial de combatientes y se implementa el sistema de clases, muy posiblemente porque él mismo era latino y, como es lógico, a nadie le gusta ser menos, más si uno es el mismo rey. Este sistema duraría hasta los tiempos de Mario y dividiría a los soldados según su censo y cantidad de tierras. La lógica detrás de dicho sistema se daba al pensar en que un hombre, mientras más posesiones tenga para perder, con mayor tesón luchará en la batalla; mientras que un hombre pobre preferiría cuidar su vida a perder unas pocas pertenencias, por lo que sería un soldado que huiría fácilmente de la batalla dejando al ejército inestable.

Sabemos gracias a Dionisio de Halicarnaso que las centurias y el rango de centurión eran ya utilizados por los etruscos. Fue Servio Tulio quien las introduce a Roma. Con un total de seis clases -de las cuales una era no combatiente- . Las clases a su vez se subdividían en centurias de 45 hombres (originalmente las centurias tenían 100 hombres, su número iría varando con cada reforma del ejército romano y el nombre centuria, que obviamente implica cien, quedó por tradición), de los cuales 30 eran combatientes.

La composición se daba de esta manera:

  • La primer clase, la cual a su vez era la más rica, se integraba por 80 centurias similares a los hoplitas macedonios. Si bien en esta clase habría algún que otro romano, dada la dominación etrusca lo más probable es que su gran mayoría estuviera compuesta por soldados de esta nacionalidad.
  • La segunda, así como la tercera y cuarta clase, se componían de 20 centurias. Estos combatientes eran lanceros cuyo objetivo se basaba en sostener las filas de combate y evitar desbordamientos.
  • La quinta clase estaba compuesta por 30 centurias de honderos, cuyo objetivo era ubicarse en la línea frontal y bañar al enemigo en una lluvia de piedras con el fin de desestabilizar su formación.
  • Por último la sexta clase estaba compuesta por no combatientes que cumplían tareas de transporte y administración. Además de éstos había contingentes de trompeteros y herreros fabri que acompañaban a las tropas, así como sirvientes, cocineros, escribas etc.

Ya desde estos tiempos, aunque no tan elaborado como en los siglos posteriores, se efectuaba un combate de múltiples líneas. Es decir, una vez iniciada la batalla y arrojadas las piedras las componías de honderos se replegaban detrás de las demás clases y dejaban el combate a los lanceros, y así sucesivamente.

Esquema de las tropas romanas bajo Servio Tulio
Disposición de las tropas según la clase durante la re organización del ejército de Servio Tulio. La primer clase generalmente estaba conformada por etruscos.

Otra característica importante de esta época es la división por bloques del ejército. Los jóvenes de 17 a 40 años -algunos sostienen hasta 46 años- iban a la campaña mientras que los veteranos, más experimentados, de 40 a 60 años se quedaban protegiendo la patria. De esta manera a la campaña partían:

  • 40 centurias de soldados similares a los hoplitas macedonios.
  • 10 centurias de lanceros pesados.
  • 10 centurias de lanceros livianos.
  • 10 centurias de topas regulares.
  • 15 centurias de honderos.


Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies