Divisiones del ejército romano: legiones, cohortes, manípulos, centurias

Divisiones y unidades tácticas del ejército romano: legiones, cohortes, manípulos, centurias, contubernios, vexillatio, etc.

Índice

Divisiones principales
Contubernios
Centurias
Manípulos
Cohortes
Legiones

Otros tipos de divisiones
Familiae
Ordines
Vexillatio

Contubernio

El contubernio (del latín: contubernium, plural contubernia) era la unidad más pequeña de hombres en el ejército romano, y la misma se mantuvo en uso desde los tiempos más remotos de la República hasta el esplendor del Imperio. Esta división se basaba en un conjunto de ocho legionarios romanos más dos trabajadores que compartían la tienda de campaña en el campamento militar, así como las tareas del armado y mantenimiento de la misma.

Los dos trabajadores se encargaban de cuidar la mula del grupo -utilizada para el transporte del armamento- y la provisión de agua durante la marcha. Eran a su vez diestros en tareas de herrería y carpintería para asistir a los legionarios en la reparación de su equipo y en el armado del campamento.

Artículo principal sobre Los contubernios romanos.

La imagen a continuación muestra una escena cotidiana durante los tiempos romanos a la hora de erigir los tabernáculos dentro de un castrum (campamento militar romano).

Ilustración mostrando a los hombres de un contubernio romano.
Contubernio en campaña.

Centurias

Volver al inicio.

La centuria (plural centuriae) era la una unidad básica de infantería de los romanos. Las mismas fueron primeramente introducidas en Roma como una división social en vistas a las elecciones y distribución de impuestos durante las reformas del rey Servio Tulio en el siglo VI a. C. No obstante, durante las reformas militares realizadas por dicho rey la centuria también conformaba una unidad táctica de infantería. Si bien la palabra centuria implica el número cien, las centurias romanas variaron en número de hombres a lo largo de la historia. Para mayor información sobre las centurias y sus cambios a través del tiempo ir al artículo principal.

Ilustración de una centuria de 80 hombres de las legiones producto de las reformas de Mario a la carga.
Centuria de 80 hombres de las legiones producto de las reformas de Mario a la carga. Vemos como las pilas se arrojaban en secuencia.

Las centurias estaban comandadas por un centurión y un optio (segundo al mando), y a partir de las mismas se formaban todas las otras divisiones romanas: dos centurias conformaban un manípulo, seis centurias conformaban una cohorte, 60 centurias conformaban una legión (de Mario).

Evolución de la centuria

En el primitivo ejército de Servio Tulio (c. 578 a. C. – c. 534 a. C.) encontramos una centuria de 45 hombres, de los cuales 30 eran combatientes y 15 no combatientes.

Más adelante en el tiempo, tras el saqueo galo de Roma que desemboca en las reformas de Camilo del año 320 a. C., su número se expande a 60 combatientes y un puñado de no combatientes -estos no combatientes generalmente eran sirvientes y asistentes de los soldados romanos, los ya mencionados sirvientes del contubernio-.

Con la histórica la reforma de Mario del año 107 a. C. su número se aumenta a 80 combatientes y 20 no combatientes, o lo que sería igual a 10 contubernios.

Este número iría variando, por ejemplo, Julio César llegó a tener centurias configuradas con distintos números de componentes dentro de un mismo ejército. Lo que le permitió llevar a cabo tácticas más dinámicas dentro del campo de batalla.

Artículo principal sobre Las centurias romanas.

Manípulos

Volver al inicio.

Los manípulos (del latín manipuli, que en español significa manojos) eran una división de hombres en el esquema organizacional de batalla de la República romana introducida en Roma entre los años 320 a. C. y 315 a. C., durante las reformas militares que tuvieron lugar debido a las Guerras samnitas.

Con los manípulos Roma adopta el sistema manipular, y se aleja definitivamente de las estructuras compactas y rígidas de la falange que venía utilizando hasta ese momento desde los tiempos de los reyes etruscos. Los manípulos le permitieron a los ejércitos romanos formarse en el campo de batalla de manera más dinámica, respondiendo más rápidamente a las cargas del enemigo y facilitando las maniobras de encierro. Junto al manípulo también adoptan la formación triplex acies, y las legiones comienzan a tomar la forma que hoy en día reconocemos como el esquema de batalla romano.

Los manípulos estaban conformados por dos centurias. Ambas centurias estaban entrenadas para posicionarse rápidamente si era necesario en columnas (y abrir brechas entre las líneas principales de la formación, lo que permitía el repliegue de las líneas delanteras a través de las brechas) o posicionarse en filas horizontales (cerrando las brechas) cuando debían chocar contra el enemigo. Esta característica era fundamental para poder llevar a cabo formaciones de combate y tácticas de batalla como la denominada triplex acies.

Artículo principal sobre Los manípulos romanos.

Cohortes

Volver al inicio.

Las cohortes (en latín: cohors, plural cohortes) fueron una unidad táctica introducida en los ejércitos romanos durante las reformas de Mario a partir del año 107 a. C. en adelante. Las mismas equivalían a la décima parte de una legión y reemplazaban al manípulo como la unidad táctica principal de los romanos. Una cohorte regular solía tener al rededor de 480 hombres, y estaba conformada por 60 centurias de 80 hombres (Mario con sus reformas incrementa el número de hombres por centuria de 60 a 80 soldados más 20 trabajadores no-combatientes como por ejemplo los fabri). Con el pasar del tiempo los romanos agregan un tipo de cohorte especial, la prima cohors (primera cohorte) compuesta por unos 980 hombres (razón por la cual también se la denominaba como cohorte miliaria). Una legión regular solía estar conformada por una cohorte prima y nueve cohortes regulares. Durante la época imperial se introducen las cohors equitata (cohortes de caballería) y varios otros tipos de cohortes especializadas como las cohortes de pretorianos. Para mayor información sobre las cohortes y sus cambios a través del tiempo ir al artículo principal: cohortes romanas.

Artículo principal sobre Las cohortes romanas.

Legiones

Volver al inicio.

La legión (en latín: singular legio, plural legiones) era la división militar más grande de Roma, y las mismas solían ser creadas todos los años dependiendo de las necesidades bélicas de los romanos en ese momento. Durante gran parte de la historia de la República romana las legiones eran de carácter temporal. Es decir, se disolvían al finalizar el año o la campaña militar para la cual habían sido requeridas. Tras las reformas de Mario en el año 107 a. C. las mismas gradualmente pasaron a tener un carácter más permanente. Su número de hombres variaba en gran medida. Teóricamente una legión debía constar de 6.000 hombres de infantería, aunque en ciertas ocasiones solían constar de solo 3.500 hombres.

Las legiones cambiaron en gran medida con cada reforma militar. Las reformas de Camilo en el año 390 a. C. introdujeron el concepto de legión a Roma, y hoy denominamos a estas legiones como las legiones Camilianas. Décadas más tarde, entre los años  320 a. C. y 290 a. C., en pleno transcurso de las Guerras samnitas, los romanos reforman a sus ejércitos considerablemente e introducen a los manípulos (una división táctica de alrededor de 120 hombres conformadas por dos centurias de 60 hombres). Las legiones resultantes de esta reforma son hoy conocidas como las legiones Polibianas (ya que es a través del historiador griego Polibio de quien mayor información al respecto hemos obtenido). El arquetipo de una legión Polibiana eran 20 manípulos completos (40 centurias) y 10 manípulos medios más las turmae de caballería y los escaramuzadores. A partir del año 107 a. C. con las reformas de Mario la legión promedio pasa a estar conformada por 10 cohortes (30 manípulos o 60 centurias).

En los principios de la República romana cada legión romana tenía su propio emblema. No obstante, tras las reformas de Mario el emblema del aquila (el águila romana) se universalizó para todas las legiones. Cada legión poseía además estaba identificada con un número, y su estandarte solía identificarla con la abreviatura LEG seguida por su número. Por ejemplo, la decimotercera legión de Julio César, famosa por su rol crucial durante la Guerra de las Galias, se identificaba como LEG·XIII. Durante los tiempos del Imperio era muy común que cada legión tenga además un nombre. Por ejemplo la legión XX de principios del Imperio romano (aunque existe la duda sobre si fue reclutada primeramente por Julio César a finales de la República romana) era conocida como la Valeria victoriosa (Valeria Victrix) o, abreviada, LEG·XX·V·VIX.

Artículo principal sobre Las legiones romanas.

Otras divisiones y agrupaciones militares romanas

Volver al inicio.

Falange

La falange fue adoptada por los romanos a través de los etruscos, y la misma se continuó utilizando durante más de un siglo y medio después tras la caída de los reyes y la fundación de la República romana. De carácter compacto y formación rígida, los romanos la abandonaron cuando adoptaron el manípulo

Familiae

Grupo o familia de gladiadores reclutados para luchar junto a la legión. La familia del gladiador incluía a su lanista (gladiador retirado encargado de su entrenamiento) y a sus gladiadores enlazados por sangre.

Ordo

Si bien el orden (en latín ordo, plural ordines) hacía referencia a los órdenes sociales (senadores, ecuestres y plebeyos) en el contexto del ejército romano el ordo hacía referencia a las tres clases o líneas de la formación en batalla. Por ejemplo: ordines servare significaba ubicarse en el puesto correcto de la formación.

Nota: ordines también puede hacer referencia a una antigua división táctica de la República que consistía en un manípulo de triarii, un manípulo de rorarii y un manípulo de accensi. Debido a esto algunos autores de la República romana utilizaban la palabra ordines como sinónimo de «cohortes» (sobre todo en Julio César).

Signum

El signum (plural signa) era la enseña que representaba a una legión (véase signum). No obstante en contadas ocasiones algunos escritores romanos se referían a las filas de infantería como «signa». La locución «ab signis discedere» significaba «salir de filas».

Vexillatio

Durante los tiempos del Imperio romano, y en ocasiones especiales, el general podía llegar a crear un vexillatio. Es decir, un destacamento ad hoc de un tamaño muy variable (a veces solo unas pocas centurias y otras veces varias cohortes) para realizar una tarea en particular por lo general de carácter crítico o reforzar a otra legión. Por ejemplo, cuando la reina Boudica se rebela en Britania contra los destacamentos romanos, la Legión XIV se enfrentó a esta junto a un vexillatio desprendido de la Legión XX.

El nombre provenía de la palabra vexillum con la cual los romanos se referían al estandarte identificatorio de las tropas.

Deja un comentario