Detalle de una estatua de atenea

Atenea la diosa griega de la sabiduría, la estrategia y la guerra justa

Atenea, la hija favorita de Zeus y la protectora de la ciudad de Atenas. Diosa del conocimiento, la sabiduría, la guerra justa, la ley y la justicia.

Los dioses olímpicos

Atenea es una de los Doce Olímpicos. Las diosas y dioses griegos de mayor importancia y poder en la mitología grecorromana.

Artículo principal sobre Las diosas olímpicas, las diosas griegas más poderosas.

Resumen de la diosa Atenea

Fotografía de la estatua Atenea Promacos.
Estatua de Atenea Promacos.

Nombres alternativos: Atena, Palas Atena

Nombre romano: Minerva

Presidía sobre: la sabiduría, la estrategia militar, la guerra justa, la civilización, las ciencias, la justicia, y la habilidad artística.

Títulos: Señora y protectora de Atenas.

Padre: Zeus

Madre: No tiene, aunque en versiones menores de su mitología se presenta a Metis como su madre.

Hermanos: Artemis, Afrodita, la Musas, las Gracias, Helena de Troya, Efesto, Minos, Perseo, Porps, Dionisio, Hebe, Apolo, Ares, Hermes, Heracles.

Hijos: Erictonio de Atenas (hijo adoptivo)

Símbolos: el gorgoneion, la lanza, el casco, la serpiente, el árbol, el búho, la oliva, la armadura, el égida.

Animal sagrado: el búho.

Detalles: Era una de las tres diosas vírgenes, y una de las diosas más veneradas en toda Grecia en general.

Atenea, la diosa de la sabiduría

Atenea o Palas Atena, conocida como Minerva por los romanos, era la más sabia de todos los dioses del panteón. Diosa de la sabiduría, la estrategia militar y la guerra justa, Atenea fue una de las deidades más veneradas por los griegos y los romanos, siendo venerada con igual intensidad tanto en las tierras griegas como en las colonias del mediterráneo.

Además de lo anteriormente mencionado, Atenea era la diosa de las matemáticas, la fuerza, la estrategia, la habilidad artística, el coraje, la valentía, la inspiración, la ley y la justicia. Debido a la admiración que los griegos y los romanos tenían por esta diosa, con el paso de los siglos le fueron adicionando responsabilidades, por dicha razón esta diosa preside sobre tantas cosas.

Atenea estuvo involucrada en varios conflictos de la mitología griega, incluidos el mito del titan Prometo y la llama de la sabiduría, la Guerra de Troya, y varios otros episodios de la mitología grecorromana. Dicha diosa contaba además con el égida, un escudo indestructible, una lanza, armadura y un amuleto denominado gorgoneion que inducía el terror en los enemigos.

El nacimiento de Atenea

Atenea tuvo un nacimiento muy particular. Tras experimentar un fuerte y agobiante dolor de cabeza, Zeus, su padre, sintió como su frente se abría desde dentro. Agobiado y prácticamente incapacitado por el dolor, el dios del trueno requirió de la ayuda de Hefesto, dios del fuego y la fragua, quien utilizó un hacha para abrir su cabeza. De esta abertura emergería Atenea, ya como una mujer adulta y vistiendo armadura.

Si bien en las versiones más populares del mito Atenea no tiene madre, en mitos menores se dice que su madre fue Metis, diosa que hasta ese entonces era la diosa de la sabiduría. Zeus, tras relacionarse sentimentalmente con esta diosa recibió oscuras predicciones sobre su futuro de un oráculo. Oráculo que le comunicó al rey de los dioses que Metis tendría dos hijos, uno sería Atenea y otro un hijo que lograría destronarlo en el futuro. Temiendo que la profecía se cumpla, Zeus devoró a Metis en la forma de una mosca. Posteriormente el nacimiento de Atenea en esta versión es similar al anteriormente mencionado, la diosa sale de la cabeza de Zeus.

Fotografía de la estatua Atenea Promacos.
Estatua de Atenea Promacos por Leonidas Drosis, 1836. La misma está basada en una estatua de Atenea en bronce creada por Fidas en la Antigua Grecia. Promacos era el soldado en la primer linea de batalla, por esa razón Atenea posee su égida, su lanza y su casco.

Atenea, la hija predilecta de Zeus

La armadura, el casco, el escudo y otros objetos que la diosa comúnmente utilizaba como el gorgoneion pertenecían a Zeus. No obstante, Atenea era su hija favorita de entre todos sus hijos, razón por la cual el rey de los dioses no solo le prestaba sus pertinencias sino que además solía darle castigos menos rigurosos en comparación a los que daba a otros dioses y figuras cuando estos desobedecían sus ordenes. Un ejemplo de esto tuvo lugar en el mito de Prometeo.

En algunos mitos, incluso, puede verse a la diosa sosteniendo el rayo, el arma más preciada y atesorada de su padre.

Una diosa cívica

Estatua de Palas Atena en Viena.
Estatua de Palas Atena en Viena.

Debido a las cualidades de la diosa en épocas posteriores a la Antigua Grecia, y sobretodo inspirados por los trabajos de arte del medioevo y el renacimiento, Atenea pasó a ser considerada como un símbolo de la democracia y la libertad. En efecto, muchas de las personificaciones femeninas de las naciones como Marianne, la personificación de la República Francesa, están directamente basadas en Atenea.

Atenea era una diosa cívica, es decir, era la patrona y protectora de muchas ciudades, entre ellas la más importante de todas las polis griegas, Atenas. Según la leyenda, durante los inicios de la ciudad tanto Poseidón como Atenea compitieron por quedarse con la posesión y el favor de la ciudad. Poseidón construyó una imponente fuente en la Acrópolis, de un tamaño y caudal de agua nunca antes vistos.

Si bien, según nos dice el mito, todos pensaron que esta fuente iba a ser imposible de superar, la diosa Atenea presentó ante los ciudadanos un magnífico olivo, regalando así el manjar de las olivas a estos. Maravillados por el sabor, los ciudadanos nombraron a la ciudad en honor a la diosa Atenea y la declararon como señora y protectora de Atenas. Cuando los atenienses se referían a Atenea como su protectora, la llamaban Palas Atena.

Con el tiempo, los atenienses construyeron el Partenón, en el cual se hallada una gigantesca estatua de la diosa. Cuando Atenea era representada como Palas Atenea generalmente sostenía una su lanza y el égida en una mano y a Nike, la personificación de la victoria, en la otra.

Una diosa guerrera

Además de ser una diosa sabia y cívica, Atenea era una guerrera. Atenea Promacos (Promacos era el soldado en la primer linea de batalla) era una diosa excelsa en el campo de batalla, la cual aniquiló a incontables seres mitológicos e incluso capaz de herir en combate al mejor guerrero del Olimpo, el dios de la guerra.

En efecto, durante la Guerra de Troya, Atenea guía una de las flechas disparadas por los mortales logrando herir a Ares, el dios de la guerra (Atenea también era una diosa de la guerra. No obstante, mientras Atenea representaba la estrategia y la guerra justa, Ares representaba el lado salvaje, violento y sanguíneo de la guerra). Herido, el dios deja el campo de batalla y se dirige al Olimpo a protestar ante Zeus.

Atenea, una de las diosas vírgenes

Detalle de una estatua de Atenea en bronce.
Estatua de Atenea en bronce.

Atenea fue una de las tres vírgenes. Es decir, una de las tres diosas junto a Hestia y Artemisa del Olímpo que no tuvieron consortes ni hijos, y se mantuvieron vírgenes. No obstante, y curiosamente, Atenea era madre. Erictonio de Atenas, el primer rey semi-mítico de Atenas, era considerado considerado como el hijo adoptivo de la diosa.

Según la Biblioteca mitológica de Apolodoro

Debemos dejar en claro que los griegos no consideraban a Atenea como la madre biológica de Erictonio. Además de lo anterior, el mito que relata el siguiente suceso entre Atenea y Hefesto es muy tardío, ya que la Biblioteca mitológica de Apolodoro es una fuente del siglo I (y posiblemente del siglo II).

En la versión del mito que hallamos en la Biblioteca mitológica, Erictonio nace luego de que el semen de Hefesto toque el piso tras que este intentara abusar de Atenea. No obstante, la diosa, siendo una excelsa guerrera logró, repeler al deforme dios del fuego evitando así el abuso. Erictonio nació del suelo, y Atenea, sintiendo pena por este ser mitad hombre mitad serpiente, decide adoptarlo y darlo para su cuidado dentro de una caja a Aglauro, Herse y Pándroso, hijas del rey mítico de Atenas Cécrope. Erictonio posteriormente se convirtió en el rey de Atenas (al igual que Rómulo en Roma, es un rey semi-mítico).

La diosa de la sabiduría

En un principio, durante los tiempos más antiguos de Grecia, Atenea representaba la sabiduría de la mujer, es decir, el conocimiento relacionado a distintos aspectos de la feminidad. No obstante, con el tiempo la diosa represento el conocimiento y la sabiduría en si mismos, es decir en todos sus tipos y manifestaciones.

Si bien en un principio la diosa representaba el conocimiento puro, con el pasar del tiempo la diosa comenzó a representar también el razonamiento, la sabiduría y el poder de reflexión. Por esta razón, la diosa representaba también la estrategia militar y el planeamiento.

Atenea y la humanidad

Atenea era reconocida entre los griegos por su generosidad y su compasión. Era de hecho la diosa de la guerra justa, y la patrona de varias artes. Junto a Hermes, Dionisio y Apolo era una de los dioses que comúnmente interactúan de manera pacífica con los seres humanos, e incluso, muchas veces en su ayuda.

Por ejemplo, Atenea asistió al titán Prometeo cuando este entregó el fuego del conocimiento a la humanidad. Así mismo, esta también ayudó a infinidad de héroes. Por ejemplo, tanto Hermes como Atenea fueron fundamentales para permitir que Perseo se enfrente a la gorgona Medusa. Atenea fue quien le dio a Perseo el escudo pulido con el cual el héroe derrotó a la gorgona.

La diosa también ayudó a Hércules en sus tareas, ahuyentando a las aves del Estínfalo para que el héroe pueda abatirlas. No obstante, muchas veces los intereses celestiales de Atenea la ponían en una situación en la cual debía actuar en contra de los mortales. Por ejemplo, durante la Guerra de Troya, Atenea se unió al bando de los griegos contra los troyanos, ya que que el príncipe troyano Paris había recibido la manzana dorada de Afrodita.

Los favoritos de Atenea

La diosa tenía varios guerreros mortales que fueron sus favoritos, y a los cuales protegía y ayudaba en todo sentido. No obstante, no debemos ver esto como un enamoramiento. Atenea era, entre muchas otras cosas, la diosa de la valentía, el coraje, la ley, la justicia y la guerra justa. Cuando había un guerrero que era valiente en batalla y además tenía un corazón noble, puro y con sentido de justicia, la diosa naturalmente se convertía en su aliada.

Tideo

Tideo fue un guerrero al cual Atenea tuvo gran aprecio y el cual durante muchos años se convirtió en su guerrero favorito. En efecto, cuando este se encontró herido en el campo de batalla y agonizando entre los cuerpos de sus enemigos, la diosa intentó darle un elixir de la inmortalidad. No obstante, Tideo, que hasta ese entonces había sido un guerrero noble, cometió un acto grotesco al morder y devorar en un acto de furia y locura el cerebro expuesto de su contrincante (mismo contrincante que lo había herido de muerte).

Disgustada y decepcionada Atenea decide no darle el elixir.

Fotografía de una estatua y la diosa Atenea.
Atenea protegiendo a Diomedes.
Odiseo

Durante La Odisea de Homero, también podemos ver a la diosa asistiendo a Odiseo durante toda su épica. No obstante, Odiseo era el segundo favorito de Atenea, como veremos a continuación, la diosa favorecía a Diomedes aun más. En la ya mencionada La Odisea, Atenea es también la deidad quien más ayuda a Telémaco, hijo de Odiseo y Penélope.

Diomedes, el favorito de Atenea

De todos los mortales y héroes a los cuales favorecía, Atenea tenía un favorito. Este era el guerrero Diomedes, el hijo de Tideo. Si bien Odiseo era uno de los mortales favoritos de la diosa, y esta fue de gran ayuda durante su odisea, la diosa favorecía a Diomedes en mayor medida. Un ejemplo de esto es el hecho que la diosa ayudaba al último sin necesidad de que este le rece o implore por ayuda.

Otro de los ejemplos que demuestran la predilección de Atenea por Diomedes es el hecho de que se comunicaba con este sin utilizar ningún tipo de transformación, permitiendo que el héroe vea su verdadera forma divina en todo su esplendor a través de una visión.

Durante la Guerra de Troya en La Ilíada la diosa incluso se muestra preocupada por Diomedes,

Atenea le da vida a la humanidad

Con respecto a la humanidad, Atenea tuvo un rol clave en su creación. Durante la Titanomaquia, es decir la guerra que Zeus libró contra los titanes, algunos titanes no fueron condenados al Tártaro ya que no participaron en la misma. Dos de estos titanes fueron los hermanos Prometeo y Epimeteo.

Fotografía de un relieve en mármol.
Creación del primer hombre. Relieve en mármol c. 185 d.C. Museo del prado. En la imagen vemos a Prometeo creando la figura de barro del primer ser humano y a Atenea respirando sobre este.

No obstante, se les dio la tarea de crear a la humanidad y otras formas de vida. Con este fin el titán Prometo hizo una figura de barro con la forma del primer ser humano, y Atenea respiró sobre su pecho dándole así vida. Epimeteo, por su parte, debía darle las cualidades a los distintos seres vivos de la tierra. Sin embargo, cuando llegó a los seres humanos, ya había dado todas las cualidades buenas, por lo que, para remediar esto, Prometeo decidió hacer que los seres humanos se paren en dos piernas como los dioses y devolverles la llama del conocimiento, la cual Zeus había quitado a la humanidad y guardado en el Olimpo. Atenea ayudaría al titán rebelde a roba la llama del Olimpo.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies