Ilustración de legionarios de la República romana.

Los escudos de los legionarios de la República romana

Durante la República romana los escudos de los legionarios fueron variados. En especial se introduce el scutum, el cual iría evolucionando hasta convertirse en el emblemático escudo rectangular de las legiones.

Las dificultades al estudiar los escudos romanos

Debido al simple hecho de que los escudos romanos estaban construidos en su mayor parte con materiales orgánicos, como la madera y el cuero, y reforzados con metales muy susceptibles a la corrosión, los restos de escudos que han llegado a nuestros días son muy escasos y generalmente incompletos. Esto ocurre tanto con los tiempos de la Monarquía romana, de la República romana y del Imperio romano. En efecto, contamos con muy pocos ejemplos y fragmentos de escudos de todas las eras por las que transitó Roma. Solo escasas piezas arqueológicas como el escudo denominado scutum de Dura-Europos (un escudo rectangular del tipo scutum de tiempos imperiales) han sido halladas en relativo buen estado de conservación.

Ilustración de un hastatus antiguo.
Hastatus del siglo III a.C. Como podemos observar tenían un equipo muy simple. Su scutum ya comenzaba a tomar la forma rectangular y semi-cilíndrica

Aún hoy en día son más las dudas que las certezas sobre varios factores que gobernaban la construcción y la estructura de los escudos en Roma, algo que es ciertamente irónico si consideramos que los escudos eran una parte fundamental de la dinámica de los ejércitos romanos en todas sus eras y por ende omnipresentes y abundantes en la cultura marcial romana. No obstante, y a pesar de las dificultades, gracias al trabajo de varios arqueólogos e historiadores es que en el día de hoy podemos contar con información detallada de esta vital herramienta para la defensa en el campo de batalla (y también el ataque, ya que los legionarios utilizaban los bordes de sus escudos y el umbo, una protuberancia central hecha en metal, para golpear al enemigo).

Nuestras mayores fuentes de información son los monumentos y relieves, de ellos tomamos las primeras referencias y suposiciones no solo sobre su forma y tamaño, sino que también sobre su estructura y composición. Otra de las fuentes con las que contamos son los extensos escritos y tratados dejados por los escritores romanos. Sin embargo, un conocimiento mucho más amplio fue posible gracias a significantes hallazgos arqueológicos.

Los escudos romanos en los inicios de la República

Durante los inicios de la República romana los ejércitos de Roma mantuvieron la formación de falanges y lanceros similares a los hoplitas griegos que se venía utilizando desde los tiempos de la Monarquía romana. Estos soldados portaban un escudo redondo denominado clipeus. Dichos escudos redondos eran útiles para la formación cerrada y estática de falange. Recomendamos leer el artículo sobre los escudos de los soldados romanos durante la Monarquía romana para más información sobre este tipo de escudos y su implementación.

Ilustración de una batalla romana contra los celtas.
Los últimos romanos lanceros de la República, muy similares a los hoplitas griegos, son vencidos por los celtas. Tras esta desastrosa derrota Roma abandona la organización en falanges de hoplitas y adopta el sistema de manipulos.

Tras las reformas de Marco Furio Camilo

No obstante, cuando los celtas de Breno logran vencer a las tropas romanas y saquear la ciudad en el año 387 a.C. queda en evidencia para los romanos que su ejército debía cambiar y adaptarse. Esto ocurre con las reformas del cónsul (declarado dictador en ese entonces) Marco Furio Camilo, quien realiza una serie de cambios considerables tanto a la composición y estructura como el armamento del ejército romano.

Uno de los cambios fue dividir las tropas en una estructura organizacional de manípulos independientes unos de otros. Con esta nueva organización la falange quedaba en desuso, y la estructura manipular tornaba a las tropas romanas en un conjunto mucho más flexible y ágil. Por ende, un nuevo tipo de escudo con mayor área de cobertura era necesario. Este tipo de escudo se denominó scutum (plural scuta) y era un escudo relativamente oblongo, semi-cilíndrico sobre su eje vertical. Con el tiempo iría evolucionando.

Ilustración de los soldados de la república romana temprana.
Hastatus (p. hastati), veles (p. velites), triarius (p. triarii), y princeps (p. principes). Vemos en el triarii el casco de estilo corintio adoptado directamente de los tiempos etruscos. El cual mantenía la típica máscara corintia pero en vez de utilizarla propiamente como una máscara se la reducía a un adorno para la parte superior del casco. Los escudos oblongos evolucionarían con el tiempo tomando una forma más rectangular y más curvada sobre su eje principal

Introducción del parma

Posteriormente, en este período se introduce el parma, un escudo redondo utilizado principalmente por los signifiers (portadores de estandartes) y los velites (lanzadores de jabalinas) así como los auxiliares.

Hablamos del parma en detalle más adelante en este mismo artículo.

Evolución del scutum republicano

Debemos remarcar que en sus principios el scutum no tuvo su emblemática forma rectangular del Imperio con la que lo asociamos hoy en día, sino que este fue evolucionando del escudo oblongo de los principes y hastati hasta, con los siglos, adoptar su forma final (terminando esta larga evolución con el denominado scutum augusta adoptado en el siglo I bajo el mando del emperador Augusto).

Comparación escudos romanos.
En esta comparación vemos un scutum de la era tardía de la República y un scutum augusta del Imperio. Notamos como la protuberancia vertical en forma de huso desaparece en el escudo imperial. No obstante, muchos diseños de pintura (no todos, especialmente más adelante en el tiempo) la intentaban incluir artísticamente por cuestiones de tradición.

Esta evolución se hace evidente en especial tras las reformas de Mario, cuando el ejercito romano se vuelve profesional y los soldados comienzan a obtener su equipo y armamento del estado en vez de tener que proporcionarlo ellos mismos. Debido a esto los escudos comienzan a fabricarse en masa de manera estandarizada, llevando a que tome una estructura más robusta y elaborada.

Guerra Civil Romana. Vemos como los scuta ya comienzan a tomar su forma rectangular característica y se curvan para formar un semi-cilíndro. Durante el Imperio romano, la curvatura de los bordes se hará menos prominente.

La estructura del scutum republicano

Gracias a los escritos de Polibio obtenemos un recuento detallado de la construcción y estructura del scutum republicano.

Esquema de la estructura de los escudos republicanos.
Estructura del scutum de la República, estudio de los escudos romanos de Bishop y Coulston.

Ésta, entre los romanos, se compone primero de un escudo, cuya convexa superficie tiene dos pies y medio de ancho y cuatro de largo, o cuando más, el mayor excede un palmo. Está hecho de dos tablas encoladas, y cubiertas por fuera primero con lienzo y después con piel de becerro. Tiene toda la circunferencia guarnecida de alto abajo de un cerco de hierro, para defenderse de los tajos de las espadas y para que no se pudra fijado en tierra. Está asimismo el convexo cubierto de hierro, para liberar los golpes mortales de piedras picas y todo tiro violento.

Nota: Polibio se refiere al pie romano, es decir el pes (p. pedes). Esta unidad de medición equivale a 294,4 mm.

Su peso variaba entre los 7 y los 10 kilogramos. El scutum ideal cubría del hombro a la rodilla del legionario. El mismo cubría todo el frente del legionario y en parte a su compañero de hilera. Si la formación se rompía el escudo podía dejar el brazo con el que el legionario sostenía la espada libre para atacar y su curvatura era capaz de cubrir tres cuartas partes del frente del soldado y casi todo su perfil o costado de manera simultanea. Si un enemigo se acercaba por el lado del escudo, el legionario podía repelerlo a golpes con el umbo o el borde del mismo.

Protuberancia vertical

Otro detalle de importancia en el scutum de la República es la protuberancia vertical con forma de huso que corría verticalmente por el centro del escudo. Si bien era uno de los detalles estructurales más característicos de los scuta de la República, esta característica desaparece por completo en el sctum augusta (era Imperial). Ver el artículo sobre los escudos del Imperio romano para más información.

Altar de los Domicios Enobarbos.
Detalle de uno de los relieves del Altar de los Domicios Enobarbos, (alrededor del 122 a.C.). Vemos a los soldados Repúblicanos con sus cascos estilo montefortino, cota de malla con los hombros reforzados y sus scuta republicanos.

El umbo

Como la mayoría de los escudos romanos, el scutum poseía un umbo (ombligo) una protuberancia dura y metálica la cual se posicionaba en el centro del escudo con la cual el legionario podía dar certeros golpes al enemigo cuando este se acercaba por el lado de su escudo, ya sea para abrir distancia y posicionarse mejor o para causarle un gran daño si lograba golpearlo en la cabeza o en las costillas.

El Parma

El parma se introduce a mediados de la República, y el mismo era en su forma y construcción relativamente similar al clipeus utilizado durante la Monarquía Romana, período en el cual los ejércitos romanos se organizaban en falanges y lanceros similares a los hoplitas griegos.

Los escudos del tipo parma eran relativamente pequeños si los comparamos a los scuta, según escritores de la época su diámetro era de tres pies romanos (alrededor de 89 centímetros), aunque esto por supuesto variaba de soldado a soldado. En el centro solían tener un umbo, protuberancia de metal con la cual golpeaban al enemigo.

Signifiers, velites y el parmula

El signifier, es decir el soldado que cargaba los estandartes, llevaba consigo un parma más pequeño denominado parmula (diminutivo de parma) tanto en la República como en el Imperio, ya que su tamaño hacia que estos fuesen prácticos. El parmula era a su vez popular entre los gladiadores.

Velites en batalla
Velites en batalla, notamos su escudo circular de tipo parma.

Los auxiliaries y loos velites, soldados jabalineros que cumplían el rol de realizar escaramuzas antes de comenzar la batalla real, comúnmente utilizaban un parma o un escudo ovalado. Con el pasar de los siglos y el asentamientos de los ejércitos de la república los velites comenzaron a utilizar escudos del tipo parma exclusivamente. Polibio nos da un relato descriptivo de los distintos tipos de escudos republicanos.

Por lo que se refiere a los vélites están armados de espada, flecha y broquel, especie de escudo, fuerte por su estructura y bastante capaz para la defensa.

El resurgimiento de los escudos redondos

Debemos remarcar que tras la crisis del tercer siglo y el gradual y serio deterioro del Imperio romano, los romanos comenzaron a simplificar su equipamiento militar, por lo que con el pasar del tiempo la infantería comenzó a dejar de utilizar scutua y gradualmente comenzó a utilizar un tipo de escudo similar pero no igual al parma. Este era un escudo más ovalado y de mayor tamaño. Ver el artículo sobre los escudos del Imperio romano para más información.

Lo anterior nos demuestra que utilizar los scuta requería de un mayor nivel de entrenamiento y cohesión entre las tropas. Algo que irreparablemente se había perdido por completo en el siglo IV, cuando Roma llegó a depender mayoritariamente de mercenarios para defenderse.

Escudos de entrenamiento

Fotografía de un hombre con un escudo rectangular de mimbre.
Recreador histórico portando la reconstrucción de un scutum de entrenamiento.

Durante los entrenamientos, por cuestiones de seguridad y economía, se utilizaban espadas de madera. Como es lógico imaginar un escudo tan duro y resistente como el scutum de combate dañaría estas espadas de entrenamiento con gran facilidad, por lo que los legionarios utilizaban escudos fabricados en mimbre. Estos escudos de entrenamiento tenían dimensiones similares a las de los escudos utilizados en la batalla.

No solo para evitar tener que cambiar las espadas de entrenamiento tan frecuentemente es que se fabricaban de este material suave y flexible. En el estilo de lucha del legionario romano, el ataque utilizando el mismo escudo como martillo para herir al enemigo era uno de los estilos mas empleados. Razón por la cual el escudo de práctica debía ser lo suficientemente resistente para ofrecer un buen nivel de entrenamiento, pero a la vez lo suficientemente suave como para no herir al compañero de entrenamiento.

La evidencia arqueológica indica que los escudos de mimbre también fueron utilizados en el combate en la era pre-republicana, aunque esto era algo muy raro y generalmente de emergencia cuando no había otra opción.


Artículos relacionados

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies