Este artículo pertenece a la serie de artículos sobre los romanos y la medición del tiempo.

El calendario romano
El calendario romano lunar
El calendario romano soli-lunar

La división del tiempo
La división del día y las horas en Roma
La división de la semana en Roma (usted está aquí)
―― El significado de los días de la semana
La división de los meses en Roma
―― El significado de los nombres de los meses del año

La semana mercantil y los ciclos nundinales

Fragmento del Fasti Praenestini detallando el mes de abril.
Fragmento del Fasti Praenestini detallando el mes de abril. En el mismo podemos ver las letras nundinales en el lado izquierdo.

Antes de la semana de siete días se utilizaban una «semana» de ocho días (entre comillas ya que la palabra semana es la voz patrimonial septimania, derivado de septem, siete) basada en la semana mercantil etrusca. Siete días hábiles de trabajo y un octavo día denominado de negocios el cual era más bien festivo y de descanso. Las personas utilizaban este día para sus tareas personales y generalmente otras actividades recreativas.

Si bien tenía ocho días, los romanos lo denominaban como el ciclo de nundina o ciclo nundinal, nombrado en honor a la diosa Nundina la cual estaba relacionada con el número nueve. Cada día tenía asignada una letra nundinal que lo abreviaba, las mismas iban de la A a la H. En los primeros calendarios había 38 ciclos nundinales, con 304 días de marzo a diciembre y 50 días de invierno que no caían dentro de ningún mes.

Con la introducción del calendario juliano se intenta introducir la semana hebrea de siete días, no obstante, no sería sino hasta la llegada del emperador Constantino que ésta semana de siete días logra imponerse y observamos cómo los ciclos nundinales caen en desuso.

Puedes ir al artículo sobre La división de los días del mes y los feriados para obtener más información sobre cómo los romanos dividían los días.

Constantino y la semana hebrea de siete días

Si bien se trató de implementar una semana de siete días a lo largo del Imperio Romano nunca se logró llevar a cabo o imponer su uso de manera regular. No fue hasta la llegada de Constantino en el 321 d.C, quien inspirado en la división de los días del calendario hebreo, impuso una semana de siete días. La diferencia es que el día de descanso se dio en domingo, para festejar la resurrección de Jesús y no en el día sábado como en la versión hebrea y su shabbat.

Anteriormente a la reforma de Constantino los meses, si bien no se dividían en semanas, se dividían en días especiales, puedes leer más al respecto en éste artículo.

El significado de los nombres del día

La mayoría de los nombres y significados de los días de la semana han llegado intactos a nuestros días. Con la excepción del domingo, el cual durante cristianismo en Europa fue renombrado.

Artículo principal sobre los El significado del nombre de los días de la semana.

La división del tiempo

La división de las horas y los días

Los romanos dividían el día en 12 horas de día y 12 horas de noche o madrugada. No obstante, existía una diferencia fundamental con nuestros tiempos ya que dependían del sol para medir las horas, por lo que las horas romanas irían variando en duración a lo largo de las estaciones del año.

Artículo principal sobre La división del día y las horas en Roma.

La división de los meses

Los romanos dividían los meses en el fasti, una tabla en la cual todos los distintos tipos de días eran abreviados, ordenados y distribuidos a lo largo del año dependiendo de su lugar en el año, las festividades, su nombre, etc.

Artículo principal sobre La división de los meses en Roma.

Deja una respuesta