Funciones y tareas de los ediles romanos

Qué tareas realizaban los ediles romanos, los hombres encargados de mantener los edificios en pie y el suministro de grano a Roma así como los juegos.

Funciones y tareas de los ediles

Nota: este artículo trata exclusivamente sobre las tares y funciones de los ediles. Ir al artículo principal sobre los ediles para más información.

Las tareas y obligaciones de los ediles no solo varían ampliamente y se modifican en alcance con el pasar de los años, sino que muchas veces llegan a ser extremadamente confusas al mezclarse con las funciones que históricamente se encontraban asignadas a otros magistrados. Aquí haremos una introducción general a las tareas de los Ediles y luego haremos un breve recuento puntual de cada una.

Relieve de secretarios romanos.

En un principio, como ya hemos mencionado, sus tareas eran simples y de poca importancia: principalmente servir com secretarios de los Tribunos en los archivos de la plebe. Gradualmente sus obligaciones se verían incrementadas con el transcurso del tiempo, y es entre el tercer y segundo siglo, antes de Cristo, que vemos un aumento considerable en la importancia de esta magistratura al comenzar a encargarse del cuidado y mantenimiento de los templos y edificios públicos; así como el asegurarse que los dueños de edificios y templos privados se encargaran de manter su propiedad en condiciones. Además de esto otra de sus tareas históricas, es decir por las que son reconocidos hoy en día, se basaba en la administración y superintendencia de los juegos. Veamos un cuadro sinóptico de sus funciones y obligaciones, siempre teniendo en cuenta que no fueron simultáneas y muchas de estas se fueron acoplando bajo su cargo gradualmente con el pasar de los años.

Según Tito Livio los Ediles poseían el poder de mantener una Senatus Consulta y Además mantenían el poder de plebiscita.
Entre sus tareas más importantes y reconocidas se encontraba la superintendencia de los templos y edificios públicos, así como el de velar por el estado de la infraestructura pavimentaría de Roma. Con respecto a los edificios y templos privados poseían el poder de multar y castigar a los dueños que provocaran su deterioro. Generalmente el dinero de las multas era reutilizado para las tareas de mantenimiento y reparación de templos y edificios públicos.
Una de sus tareas más llamativas, por el hecho de superponerse con una de las mismas tareas de los Censores, era la de encargarse de velar por el correcto suministro de agua hacia Roma (acueductos y fuentes). Para esto asignarían varios Redemptores, hombres encargados de cuidar una parte o fuente específica de la red de suministro y cuyas decisiones como sus acciones primero deberían ser aprobadas por los Ediles. De todas maneras, con respecto a la confusión a causa de la superposición con la misma tarea del Censor, hoy es sabido que en realidad los Ediles cumplían esta tarea cuando el Censor no estaba disponible o no podía realizarla por si mismo. Muy asociada a esta tarea se encontraba También el cuidado de las cloacas.
El cuidado de las calles, es decir de la correcta pavimentación y limpieza, También recaía bajo la responsabilidad de los Ediles.
A su cargo se encontraba la oficina de distribución del grano, no de su compra a estados extranjeros, que de esto se encargaban los Pretores o Cónsules, sino de la repartición entre los pobres y necesitados.
La supervisión de la correcta utilización de las tierras públicas también era otra de sus responsabilidades. Los Ediles se encargarían de inspeccionar que su utilización y manejo sea el adecuado, de lo contrario fuertes multas y castigos recaerían sobre el responsable. Las multas serían utilizadas, aquí también, para solventar las otras tareas de reparación y mantenimiento llevadas a cabo por los Ediles.
Los escritores griegos denominaban a los Ediles como Agoranomos esto indicaría ya que desde temprano una de sus tareas consistía en la superintendencia de los mercados. Los Ediles serían, de cierta manera, los reguladores de precios máximos y mínimos, así como También los inspectores de pesos y medidas de los mercados Romanos. Supervisarían la compra y venta de esclavos y otros bienes así como ademas, quizás involuntariamente, realizarían un control inflacionario al ser jueces de asuntos mercantiles.
A nivel religioso se encargaban de controlar y regular, por no decir eliminar, el ingreso de Dioses foráneos a la ciudad. Juntamente esto estaba entre sus más renombradas tareas: la de velar por el cumplimiento de rituales y ceremonias tradicionales.
Los Ediles también cumplían un rol de control policial en la ciudad. Esto se desprendía en las siguientes ramas: orden, limitando los conflictos; Decencia, controlando a las prostitutas e inspeccionando los baños públicos. En si se encargaban del orden público.
Varias oficinas menores estaban bajo su mando, estas eran las de los: PraeconesViatoresScribae.

Funciones de los ediles según Cicerón

Cicerón en sus escritos divide las funciones de los Ediles en tres diferentes ramas

Cuidado de la ciudad

Mantenimiento y preservación de los templos, cloacas y acueductos.
Limpieza y pavimentación de las calles.
Control de incendios
Superintendencia de baños y tabernas
Control del cumplimiento de las sumtuariae leges (relacionadas a los códigos de vestimenta)
Castigo a los usureros.
Velado por la moral y decencia pública
Control religioso previniendo la entrada de supersticiones foráneas
Control del buen manejo del ager publicus (tierras del estad). Multando a los que poseyeran una cantidad excesiva de tierras o a quienes tuvieran una cantidad exagerada de ganado en pasturas del estado.

Cuidado de las provisiones

Examinar la calidad de los artículos y Regulación de los pesos y medidas
Repartición del grano a bajo precio

Administración de los juegos

Administración y superintendencia de los juegos públicos, y los privados que fueran puestos bajo su cargo por individuales (en este caso funerales o festividades familiares).

En el Imperio

Busto de Augusto.
Busto del emperador Augusto.

Como una gran cantidad de oficinas Republicanas durante la era del Imperio la de los Ediles perdería mucha importancia al punto de volverse obsoleta. El primer Emperador, Augusto, la destriparía de varios poderes. Esto no era relativamente algo malo ya que se asignarían varios poderes que pertenecían a los Ediles a magistrados menores especializados en dicha tarea. Por ejemplo la función policial es transferida al Praefectus Urbis; la repartición del grano al Praefectus Annonae; la Regulación religiosa pasaría al mismo Augusto. En esta misma época perderían, Además, la superintendencia del mantenimiento de templos y edificios; muchas de sus obligaciones jurídicas serían transferidas al Pretor. No obstante Augusto dotaría a los curules con la tarea de apagar fuegos, dotándolos de un ejército de 600 esclavos para dicha función; tarea que no duraría un tiempo muy prolongado bajo control de los Ediles curules ya que posteriormente sería tomada por el Praefectus Vigilum. Incluso las tareas más pequeñas, como el control y pavimentación de los caminos sería derivada a curadores. Por ejemplo los Curatores Viarium se encargarían de las rutas y caminos. 
Algunas de las funciones que los Ediles conservaron por un largo tiempo tras la desaparición de la República están basadas en el control moral. Es decir la regulación y control de prostitutas, baños públicos y tabernas. Si bien Podríamos pensar que ya en una época temprana del Imperio los Ediles se habían convertido en algo obsoleto, es curioso ver que siguieron funcionando hasta el siglo III. De todas maneras, y tras la desaparición de los Ediles en Roma, en gran cantidad de municipios y colonias aun existían magistrados que cumplían tareas de Edil.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies