Los sombreros y las gorras que utilizaban los romanos

Si bien la utilización de sombreros, gorros y capuchas no era común en la cultura romana, varios tipos de los mismos existieron tanto en el Imperio como en la República.

Artículos sobre la vestimenta romana.

Las prendas cotidianas: togas, túnicas, abollas, etc.
La vestimenta de las mujeres romanas
Los sombreros y las gorras (usted está aquí)
El calzado romano
La ropa interior de los romanos
El estatus social y la vestimenta en Roma

Introducción

La utilización de sombreros en un ambiente cotidiano en Roma era casi nula. Si bien las mujeres en un principio no utilizaban sombreros, tenemos amplia evidencia que para el final de la República y sobre todo en los tiempos imperiales las mujeres patricias comenzaron a utilizar adornos para la cabeza que se asemejaban a los sombreros.

Relieve, hombres vistiendo un cucullati.
El genii cucullati, deidades encapuchadas, es un relieve que fue hallado en el Muro de Adriano, y en el vemos la utilización del cucullus.

Los hombres los utilizaban en pocas ocasiones y por regla general preferían no hacerlo. Entre las pocas prendas de vestir para la cabeza encontramos el cucullus, o gorra de viaje, el pileus, una gorra con forma de capuchón que era común entre los trabajadores agrarios y los libertos, quienes lo utilizaban además como símbolo de su libertad y por último en los teatros abiertos, donde el sol podía ser molesto, se solía utilizar un sombrero alado de origen griego conocido como petasus.

Cucullus

El cucullus era una especie de capucha utilizada generalmente en motivos y rituales religiosos. No obstante su utilización principal se daba en los viajeros, sobre todo los que viajaban al norte, quienes lo utilizaban para proteger sus cabezas del frio y la nieve. En efecto, los mejores ejemplos arqueológicos y artísticos que llegan a nuestros días del cullulus provienen de las provincias de Germania y de Britania.

Con la llegada del cristianismo a Roma, el cucullus comenzó a ser utilizado casi universalmente por los religiosos cristianos, y de allí viene el dicho popular de ese entonces: «cucullus non facit monachum» que en español significa: «la capucha no hace al monje».

Los sombreros en las mujeres

Tenemos evidencia a través de bustos de mujeres imperiales de la existencia de adornos para la cabeza extremadamente complejos, al punto que podían considerarse como sombreros propiamente dichos. Estos, no obstante, eran una pieza de vestimenta cuya intención era la de complementar a la vestimenta en general de la mujer. Podemos ver un ejemplo de esto en los bustos de Livia Drusila y los de Matidia.

Si bien de gran tamaño y relativamente similares a sombreros, varios historiadores argumentan que los mismos pueden catalogarse mejor como tiaras o coronas en vez de sombreros propiamente dichos.

No obstante, lo más común entre las mujeres romanas del Imperio era utilizar diademas y tiaras de todo tipo. Si bien por lo general las tiaras imitaban la forma de las hojas del olivo, también eran populares los diseños de tiara adornados con perlas y piedras preciosas entre las mujeres más adineradas. Las mujeres plebeyas solían utilizar tiaras hechas a partir de cintas.

En el otro extremo, las mujeres esclavas que trabajaban al aire libre solían cubrir sus cabezas del inclemente sol utilizando sombreros.

Pileus

El pileus era un sombrero simple que los romanos adoptaron de los territorios griegos y orientales. Este tipo de prenda era común entre las personas que trabajaban al aire libre y en la agricultura. Su confección era extremadamente simple, hecha a partir de una sola pieza de lana la cual se cortaba y se cocía en un extremo.

Moneda estadounidense mostrando un pilelus.
Observamos el impacto cultural a través de los siglos, en esta moneda estadounidense del siglo XVIII un pileus es representado como símbolo de libertad.

Por otro lado, este tipo de prendas tenía un significado social y simbólico especial sobre todo entre los libertos, ya que muchos lo utilizaban para indicar su libertad o estado social de persona libre. Cuando a un esclavo se le prometía la libertad a cambio de servir en el ejército, la frase «servos ad pileum vocare» (llamar a los sirvientes al pileus) era comúnmente utilizada. Es decir, la frase en si misma significaba el hecho de convocar a los sirvientes al ejército para que así ganen su pileus y su libertad. Las prendas de vestir eran comúnmente utilizadas en Roma como un identificador de estatus social. Puede leer más sobre este tópico en el siguiente artículo: El estatus social y la vestimenta en Roma.

Pilleolus

Existía además una versión de menor tamaño similar a un gorro denominado pilleolus. Estos últimos era común que los soldados romanos los utilicen debajo de los cascos griegos del tipo pilos -de allí el nombre de este tipo de sombrero- para absorber tanto el sudor como para así evitar la constante fricción del casco contra la cabeza.

Relieve en mármol del siglo I a.C. donde podemos apreciar a un liberto utilizando un pileus como símbolo de su libertad.
La manumisión de los esclavos. Relieve en mármol del siglo I a.C. donde podemos apreciar a un liberto utilizando un pileus como símbolo de su libertad.

Petasus

Otra de las prendas para la cabeza traídas desde la cultura griega fue el petasus, un gorro de origen tesalónico denominado como petasos por los griegos que llegó a volverse relativamente popular entre los concurrentes asiduos a los teatros romanos debido a la influencia reinante de la cultura griega en los teatros romanos. El mismo estaba asociado con Hermes, y generalmente tenía un considerable reborde y se podía adornar con una discreta corona.

Un sombrero del tipo petasos.
Un sombrero del tipo petasos representado en una moneda macedónica del siglo IV a.C.

En la siguiente estatua podemos ver a Hermes utilizando su famoso petasus alado. Como vemos este tipo de sombre era similar a los sombreros actuales, y contaba con un reborde para proteger la cara del sol.

Detalle de una estatua de Hermes.
Estatua de Hermes, vemos su petaso alado.

Retornar al artículo principal sobre la vestimenta romana.

Deja un comentario